News

Check out market updates

Diferencias entre contrato de temporada y arrendamiento de vivienda

Veamos las distintas consecuencias jurídicas y las diferencias entre contrato de temporada y arrendamiento de vivienda.

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece que existen “arrendamientos de vivienda” y “arrendamientos de uso distinto al de vivienda”. El arrendamiento por temporada lo incluye la LAU dentro de la segunda clase, es decir, de los “arrendamientos de uso distinto de vivienda”.
Si estás interesado en conocer todos los entresijos del contrato de temporada te invito a visitar nuestra Guía sobre el contrato de temporada, en la que encontrarás información fiscal, fianza, duración, etc.
El hecho que hace que un contrato de arrendamiento sea de vivienda o de temporada no es la duración más o menos larga del contrato (aunque ciertamente la duración es un indicio a tener en cuenta) sino el concepto de “necesidad” de la vivienda. Si la vivienda alquilada es la vivienda que satisface la necesidad de cobijo del inquilino, es decir, si es considerado como su hogar tal y como entendemos este concepto, entonces será arrendamiento de vivienda. Por contra, si la vivienda alquilada no va a ser considerado el hogar del inquilino, sino que se alquila para vivir en ella temporalmente (pues su hogar lo tiene en otro lugar, en otra vivienda, a la que tiene en mente volver antes o después, una vez concluya su necesidad de estar en “ese sitio”) entonces hablamos de arrendamiento por temporada.
Las consecuencias de un tipo u otro de contrato son muchas y diversas. La más importante es, sin duda, que el contrato por temporada se rige, no por ninguna Ley que obligue a actuar de un modo u otro (como ocurre con el arrendamiento de vivienda), sino por lo que las partes quieran pactar. Sólo estarán sometidos las partes a lo que obligue la LAU en materia de fianza (que para contratos de temporada como indica el artículo 36 será de dos meses, aunque en la práctica casi siempre se solicita uno). Por tanto, las partes son libres para pactar lo que quieran respecto a renta, duración del contrato, posibilidad de establecer prórrogas, actualizaciones de la renta, obras, etc, etc, etc.
El arrendamiento de vivienda también se rige por lo que las partes quieran pactar pero siempre y cuando se respeten las normas que establece el título II de la LAU (que son muchas y afectan a muchas materias importantes del contrato), con lo cual las partes tienen una “libertad” muy limitada (en el de temporada si hay una verdadera libertad de las partes para pactar lo que quieran). Ojo, esta “libertad limitada” o “libertad ficticia” es para los contratos firmados después del seis de junio de 2013. Para los firmados antes de esa fecha no existe ni siquiera esa libertad limitada, sino que directamente los contratos se someten a lo que diga la LAU en su título II y IV.
Os dejamos un modelo de contrato de arrendamiento de vivienda y otro modelo de contrato de arrendamiento por temporada, ambos realizados por nuestro equipo, en formato word y totalmente adaptados a la reforma realizada en junio de 2013 en la LAU.

http://www.abogadosparatodos.net/diferencias-entre-contrato-de-temporada-y-arrendamiento-de-vivienda/